Menú Cerrar

Movimientos innecesarios del trabajador

Movimientos innecesarios del trabajador

No se puede subestimar el impacto de los movimientos innecesarios del trabajador en una empresa. Generan ineficacia, merman la productividad y obstaculizan el progreso. Imagina una situación en la que los trabajadores van y vienen constantemente de un puesto de trabajo a otro en busca de herramientas, materiales o información.

Te pido que pienses en todo ese tiempo que se pierde cuando los empleados esperan aprobaciones o instrucciones, sin poder avanzar en su trabajo. Estos movimientos aparentemente triviales se acumulan y provocan horas perdidas, plazos incumplidos y una menor productividad.

Por lo cual, en este artículo, te voy a hablar del MUDA llamado «movimientos innecesarios», el cual es uno de los 7 tipos de desperdicios que suelen tener las empresas, los cuales limitan la productividad.

Espero que te sea de utilidad.

¿Qué es MUDA?


Muda es un término japonés que significa «desperdicio» y que tiene gran importancia en la administración de empresas. Se refiere a todas las actividades que consumen recursos pero no añaden valor al producto o servicio final.

Identificando y abordando estas ineficiencias, las organizaciones pueden mejorar la productividad, racionalizar las operaciones y aumentar la satisfacción del cliente.

Hay que destacar que se reconocen 7 tipos de desperdicios o MUDAS en las organizaciones y los movimientos innecesarios de los trabajadores son uno de ellos. Por lo cual, en este artículo sólo me voy a centrar en dicho desperdicio.

Si deseas conocer más sobre lo que es MUDA y cuáles son los 7 desperdicios que se consideran, entonces pulsa el siguiente botón:

¿Qué son los movimientos innecesarios?

El desperdicio de movimientos innecesarios del trabajador, se refiere a los desplazamientos que realiza un empleado dentro de su lugar de trabajo o en toda la empresa, sin que estos desplazamientos sean realmente necesarios para agregar valor al producto o contribuir al beneficio del cliente. Esencialmente, se trata de cualquier movimiento que no sea útil ni productivo.

Qué son los movimientos innecesarios

Ejemplos de movimientos innecesarios de los trabajadores

Claro, aquí tienes algunos ejemplos comunes de movimientos innecesarios de los trabajadores:

  1. Desplazamientos excesivos: Cuando un trabajador tiene que caminar largas distancias para acceder a herramientas, materiales o equipos necesarios para su tarea, o cuando se mueve entre diferentes áreas o estaciones de trabajo sin una razón clara.
  2. Desplazamientos no relacionados con el trabajo: Si un trabajador se desplaza innecesariamente dentro de la empresa por motivos personales o sin una justificación laboral válida, esto también representa un desperdicio de movimientos.
  3. Rutas ineficientes: Cuando un trabajador sigue una ruta ineficiente para completar una tarea, realizando movimientos adicionales o tomando un camino más largo del necesario.
  4. Exceso de manipulación: Si un empleado tiene que realizar movimientos innecesarios de manipulación de productos o materiales, como levantar, girar o mover objetos de manera repetitiva sin agregar valor, esto se considera un desperdicio.
  5. Búsqueda de información: Cuando los empleados tienen que buscar y recorrer diferentes áreas de la empresa para obtener o entregar documentos (información), esto representa un desperdicio de movimientos innecesarios.

Es importante destacar que no todos los movimientos son considerados como desperdicio. Algunos movimientos son necesarios y aportan valor al producto o servicio final. Sin embargo, los movimientos que no contribuyen al valor del producto se consideran desperdicio. Por lo cual, tienen que ser identificados y eliminados en la medida de lo posible.

¿Por qué eliminar los movimientos innecesarios?

Reducir el desperdicio de movimientos innecesarios del trabajador tiene como objetivo mejorar la eficiencia y la productividad de los procesos. Reducir este MUDA es importante por varias razones. A continuación, te voy a proporcionar algunas razones por las cuales una empresa tiene que identificarlos y eliminarlos:

  1. Mejora de la eficiencia: Los movimientos que no son necesarios consumen tiempo y energía que podrían emplearse de manera más productiva en actividades que generen valor. Al eliminar o minimizar estos movimientos, se optimizan los procesos y se aumenta la eficiencia operativa.
  2. Aumento de la productividad: Al reducir los movimientos innecesarios, los trabajadores pueden enfocarse en realizar las tareas que realmente agregan valor al producto o servicio. Esto significa que se dedica más tiempo a actividades productivas y se maximiza la producción o la prestación de servicios en el mismo período de tiempo.
  3. Reducción de los costos: Los movimientos que nos son necesarios, implican un gasto de recursos como el tiempo, la energía y, en ocasiones, los materiales utilizados en el proceso de desplazamiento. Al eliminar estos movimientos, se reducen los costos y se optimiza la asignación de recursos.
  4. Mejora de la calidad: Los movimientos que no son necesarios pueden aumentar el riesgo de errores y defectos en las tareas realizadas. Al reducir estos movimientos, se minimiza la posibilidad de cometer errores y se mejora la calidad del trabajo realizado.

¿Cómo identificar los movimientos que no son necesarios?

Algunas de las características de los movimientos innecesarios de los trabajadores que nos pueden ayudar a identificarlos son las siguientes:

  • Tiempo empleado en localizar materiales: Una característica de los movimientos innecesarios es que los trabajadores dedican mucho tiempo en buscar y encontrar los materiales necesarios para llevar a cabo su trabajo.
  • Tiempo empleado en localizar herramientas: Los trabajadores desperdician tiempo cuando tienen dificultades para encontrar las herramientas adecuadas o se encuentran en un lugar poco accesible.
  • Tiempo empleado en localizar personas e instrucciones: Otra característica de los movimientos innecesarios es la búsqueda de personas o instrucciones. Si los trabajadores necesitan localizar a colegas o superiores para obtener información o instrucciones, se está generando un desperdicio de tiempo y esfuerzo.
  • Movimientos innecesarios al agacharse o caminar: Se genera un desperdicio de energía y esfuerzo cuando los trabajadores tienen que realizar movimientos físicos adicionales. Por ejemplo, cuando se agachan o caminan largas distancias sin un propósito claro.

Causas de los movimientos innecesarios

Algunas causas de los movimientos innecesarios pueden ser las siguientes:

  • Distribución inadecuada de la planta: Una causa común de los movimientos innecesarios es una distribución inadecuada de la planta o el espacio de trabajo. Si los elementos necesarios para llevar a cabo una tarea están ubicados lejos unos de otros, los trabajadores tendrán que realizar movimientos adicionales para acceder a ellos. Esto genera un desperdicio de tiempo.
  • Mala organización del área de trabajo: Si el área de trabajo no está bien organizada, los trabajadores tendrán dificultades para encontrar lo que necesitan rápidamente. De tal forma que es recomendable tener una estructura clara para el almacenamiento de materiales, herramientas, etc.
  • Métodos de trabajo mal definidos o sin actualizar. Si no se han identificado las formas más eficientes de realizar una tarea, los empleados pueden incurrir en movimientos adicionales o realizar pasos innecesarios.
  • Falta de capacitación: La falta de capacitación puede generar movimientos innecesarios debido a la falta de conocimientos sobre métodos eficientes de trabajo, la falta de familiaridad con las herramientas o los equipos. La capacitación adecuada proporciona a los trabajadores las habilidades y los conocimiento necesarios para evitar movimientos innecesarios y realizar su trabajo de manera eficiente.

¿Cómo reducir los movimientos innecesarios?

Esto se logra mediante la implementación de estrategias como el diseño de layout (distribución del espacio de trabajo) óptimo, la ubicación estratégica de herramientas y materiales, la estandarización de los procesos y la eliminación de actividades que no aportan valor.

Algunas formas que pueden ayudarnos a reducir los movimientos innecesarios de una empresa son las siguientes:

1. Reorganización de los espacios de trabajo

Al reorganizar los espacios de trabajo, se puede minimizar el desperdicio de movimiento. El objetivo es acercar los equipos y materiales, reduciendo el tiempo y el esfuerzo necesario durante los procesos de fabricación.

Por ejemplo, si hay pasos consecutivos en un proceso de fabricación que requieren herramientas específicas, no es eficiente colocar esas herramientas en esquinas opuestas de las instalaciones. En su lugar, las herramientas y los materiales deben situarse cerca de donde se vayan a necesitar, para que los trabajadores puedan acceder a ellas rápidamente.

En conclusión, tienes que asegurarte de que los equipos, herramientas y materiales estén ubicadas estratégicamente para minimizar los desplazamientos innecesarios. Considera utilizar técnicas de organización visual, como etiquetado, señalización y colores, para facilitar la ubicación de todos los elementos.

2. Mapeo de procesos

El mapeo de procesos es una herramienta fundamental para comprender en detalle cómo se llevan a cabo las actividades en una empresa. Consiste en realizar un análisis exhaustivo de los procesos y flujos de trabajo existentes. Esto se hace con el objetivo de identificar y visualizar los pasos y movimientos que no agregan valor al producto o servicio final.

Durante el mapeo de procesos, se deben recopilar datos sobre cómo se realiza cada actividad, qué recursos se utilizan, quién está involucrado y cuál es la secuencia de los pasos. Esto implica observar y documentar minuciosamente cada tarea y movimiento realizado por los trabajadores.

Al realizar este análisis detallado, es posible identificar los movimientos innecesarios que ocurren durante los procesos. Estos movimientos pueden incluir desplazamientos físicos no requeridos, búsqueda de herramientas o cualquier otra actividad que no aporte valor al producto o servicio final.

El mapeo de procesos permite visualizar y comprender de manera clara dónde se generan estos movimientos innecesarios. Esto nos proporciona una base para tomar medidas correctivas y realizar mejoras en los procesos.

Una vez identificados los movimientos innecesarios, se pueden implementar acciones para reducirlos o eliminarlos. Esto puede implicar la reorganización del espacio de trabajo, la adopción de nuevas tecnologías o métodos más eficientes, y la capacitación adecuada de los empleados.

3. Capacitación del talento humano

Brindar la capacitación adecuada a los empleados puede ayudarlos a que adquieran las habilidades necesarias y utilicen los métodos de trabajo de manera eficiente.

De esta forma, los empleados podrán conocer las mejores prácticas para optimizar sus movimientos durante la realización de tareas, reduciendo así el desperdicio.

4. Tecnología y automatización

A continuación, te muestro algunas formas en las que la tecnología puede contribuir a la reducción de los movimientos innecesarios:

  1. Sistemas de inventario automatizados. Utilizar sistemas de inventario automatizados, como el uso de códigos de barras o RFID, puede eliminar la necesidad de buscar manualmente materiales o herramientas. Estos sistemas permiten un seguimiento preciso de los productos y una gestión eficiente del inventario, lo que reduce la necesidad de movimientos innecesarios para buscar y localizar los elementos necesarios.
  2. Automatización de procesos: La automatización de procesos implica la incorporación de tecnología para realizar tareas de manera autónoma, sin la intervención directa de los empleados. Esto puede incluir el uso de robots, sistemas de control automático o software de gestión de procesos. Al automatizar tareas repetitivas o de bajo valor agregado, reduce los movimientos innecesarios y permite que los empleados se enfoquen en actividades más importantes.
  3. Herramientas digitales y software de gestión: El uso de herramientas digitales y software de gestión puede facilitar el acceso a la información, reduciendo la necesidad de movimientos para buscar documentos o instrucciones. Por ejemplo, el uso de sistemas de gestión de documentos electrónicos o plataformas colaborativas en línea permite un acceso rápido y fácil a la información relevante, minimizando los desplazamientos físicos y mejorando la eficiencia en la búsqueda de datos.

Es importante destacar que la implementación de tecnología debe ir de la mano con una planificación cuidadosa y una evaluación del costo – beneficio. No todas las tecnologías serán adecuadas para todas las empresas, por lo que es fundamental realizar un análisis de las necesidades específicas y evaluar el impacto potencial en la reducción de movimientos innecesarios.

Ejemplo del MUDA movimientos innecesarios en una empresa

Hace mucho tiempo, en una fábrica lejana, había un trabajador llamado Juan. Juan era un empleado diligente y siempre se esforzaba por cumplir sus tareas de manera eficiente. Sin embargo, a medida que pasaban los días, comenzó a notar algo curioso: pasaba mucho tiempo moviéndose de un lugar a otro sin ningún propósito aparente.

Juan se preguntaba por qué tenía que caminar tanto cuando podría estar utilizando ese tiempo de manera más productiva. Entonces decidió investigar a fondo esta situación y descubrir si había alguna forma de eliminar esos movimientos innecesarios.

Un día, mientras observaba cuidadosamente su rutina diaria, Juan se dio cuenta de que cada vez que necesitaba una herramienta, un material o información, tenía que buscarlos en diferentes lugares. Esto no solo era molesto, sino que también consumía una gran cantidad de tiempo valioso. Se dio cuenta de que estos movimientos innecesarios eran un desperdicio que reducía la productividad de los procesos.

Decidido a encontrar una solución, Juan se acercó a su supervisor y compartió sus hallazgos. Juntos, analizaron detenidamente el flujo de trabajo y se dieron cuenta de que podían reorganizar el espacio de trabajo para que todas las herramientas y materiales estuvieran fácilmente accesibles.

Implementaron un nuevo sistema de almacenamiento y crearon una base de datos centralizada para la información relevante. Ahora, Juan podía encontrar todo lo que necesitaba en un solo lugar, sin tener que dar vueltas innecesariamente. Esto no solo mejoró la eficiencia de Juan, sino que también benefició a sus compañeros de trabajo.

Con el tiempo, la noticia de la iniciativa de Juan se extendió por toda la empresa. Otros departamentos también comenzaron a examinar sus propios procesos y a eliminar los movimientos innecesarios. Pronto, se convirtió en una cultura organizacional enfocada en optimizar los flujos de trabajo y eliminar el desperdicio.

Los resultados fueron impresionantes. La productividad aumentó significativamente, y los trabajadores se sentían más valorados y motivados al ver cómo sus esfuerzos se dirigían hacia actividades que realmente agregaban valor al producto y satisfacían a los clientes.

La historia de Juan es un recordatorio de la importancia de observar detenidamente nuestras rutinas diarias y cuestionar si estamos aprovechando nuestro tiempo de manera eficiente. Al eliminar los movimientos innecesarios, podemos ahorrar tiempo, aumentar la productividad y enfocarnos en actividades que realmente importan.

Bueno, si llegas a escuchar sobre los movimientos innecesarios lean manufacturing, ya sabes que se refiere a unos de los 7 tipos de MUDAS o desperdicios que tienen las empresas y que tienen que solucionar para que no se vea afectada o limitada su productividad.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ganar dinero desde casa

¿Sabías que puedes ganar dólares o euros con sólo responder unas encuestas en línea?

Cerrar Ir Ahora