Menú Cerrar

Tasa interna de rendimiento

La tasa interna de rendimiento es la tasa de descuento que hace que el valor actual neto (VAN) de un proyecto sea cero.

En otras palabras, es la tasa de rendimiento anual compuesta esperada que se obtendrá de un proyecto o una inversión.

Lo sé, tal vez parezca que te estoy hablando en un idioma diferente, pero, básicamente la tasa interna de retorno o en inglés internal rate of return, considera qué porcentaje de descuento será necesario para lograr que el valor actual neto se convierta en 0.

Imagen de un ejemplo de la tasa interna de rendimiento

Creo que es posible apreciarlo mejor en la imagen, como se ve, la tasa interna de retorno en el ejemplo tendría que ser del 10%. Ese 10% permite que el valor actual sea 0. Como puedes ver, la suma de los flujos de efectivo es igual a la inversión.

Fórmula de la tasa interna de retorno por aproximación

fórmula para calcular la tasa interna de rendimiento

C = Valor del flujo de efectivo (por periodo).

r = tasa interna de retorno.

I = inversión inicial.

La fórmula anterior te servirá para obtener la tasa interna de retorno, pero, tienes que tener en cuenta que tienes que despejar la r (tasa interna de retorno) e ir por ensayo y error probando qué tasa logra que el valor actual neto se convierta en 0. 

¿Para qué sirve la tasa interna de rentabilidad?

Sabemos que las empresas emprenden diversos proyectos para aumentar sus ingresos o reducir costes. Por ejemplo, invertir en el desarrollo de un nuevo producto. Supongamos que una empresa tiene tres propuestas de productos a desarrollar. Así pues, se va a utilizar la tasa interna de rendimiento para comparar y clasificar los proyectos en función de su rendimiento previsto. Por lo general, se prefiere la inversión con la tasa de rendimiento interno más alta.

Un análisis exhaustivo de la inversión requiere que un analista examine tanto el valor actual neto (VAN) como la tasa interna de rentabilidad, junto con otros indicadores, como el período de recuperación, para seleccionar la inversión adecuada. Además, es importante tener en cuenta un análisis del riesgo empresarial, o de las necesidades de inversión de una empresa, y muchos otros elementos que le permitan a una empresa tomar la mejor decisión.

Artículos relacionados

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.