Menú Cerrar

Principios de la planeación: Qué son y para qué sirven

Cuáles son los principios de la planeación

¿Quieres saber cuáles son los principios de la planeación? Imagina que quieres construir una casa. ¿Por dónde empezarías? ¿Comprarías los materiales sin tener un diseño? ¿Contratarías a los obreros sin saber cuánto tiempo te llevará la obra? ¿Te pondrías a levantar los muros sin tener una base sólida?

Seguramente no. Sabes que para construir una casa necesitas tener un plan. Un plan que te indique qué hacer, cómo hacerlo, cuándo hacerlo y con qué recursos hacerlo. Un plan que te ayude a lograr tu objetivo de forma eficiente y sin contratiempos.

Similitudes de la planeación con construir una casa

Lo mismo ocurre en el mundo de los negocios. Si quieres alcanzar tus metas, necesitas tener un plan. La planeación es una herramienta esencial para el éxito y el logro de los objetivos. De hecho, para algunos es la función básica y más importante de la administración (Proceso administrativo). Pero no basta con hacer una planeación, hay que hacer una planeación bien. Y para eso, hay que seguir ciertos principios.

¿Qué son los principios de la planeación?

Qué son los principios de la planeación

¿Para qué sirven los principios de la planeación?

Los principios de la planeación te permiten hacer planes que se adapten a la realidad, que se basen en datos, que establezcan objetivos claros y alcanzables, que elijan la mejor opción entre las posibles, que aseguren la coordinación y la comunicación, que se ajusten a los cambios y que se revisen y se mejoren constantemente.

Los principios de la planeación son la clave para el éxito de cualquier proyecto, empresa u organización. Sin ellos, tus planes pueden ser ineficientes, incoherentes, irreales o imposibles de lograr. Con ellos, tus planes pueden ser eficientes, coherentes, realistas y exitosos.

¿Quieres saber cuáles son los principios de la planeación? Entonces, te invito a seguir leyendo el artículo.

¿Cuáles son los 5 principios de la planeación?

La planeación se erige como una columna vertebral en el mundo de la administración. Es a través de ella que trazamos rutas claras hacia nuestros objetivos, garantizando así una gestión eficiente y efectiva. Imagina por un momento intentar navegar sin un mapa o GPS; las posibilidades de desviarnos o perder el rumbo son altas.

No obstante, no cualquier plan sirve. Es vital contar con un plan que sea coherente con la realidad, respaldado por datos fiables y que establezca metas tangibles. Pero, ¿cómo se construye un plan así? Aquí es donde entran en juego los principios de la planeación administrativa.

¿Cuántos son los principios de la planeación?

Existen muchos principios esenciales que guían el proceso de planeación, garantizando así la elaboración de planes robustos y efectivos. A continuación, te voy a hablar de 5 principios fundamentales:

  1. Factibilidad.
  2. Objetividad y cuantificación.
  3. Flexibilidad.
  4. Unidad.
  5. Adaptación de la estrategia.

A continuación, te voy a explicar con más detalles cada uno de los principios de la planeación en administración.

1. Factibilidad: tu plan debe ser realizable y ajustarse a las condiciones objetivas del medio

El primer principio de la planeación es la factibilidad. Esto significa que tu plan debe ser realizable y ajustarse a las condiciones objetivas del medio. No puedes hacer planes demasiado ambiciosos y optimistas que sean imposibles de lograr. Tampoco puedes hacer planes demasiado modestos y pesimistas que no te reten ni te motiven.

La factibilidad te ayuda a hacer planes que se basen en la realidad, no en la fantasía. También te ayuda a hacer planes que se ajusten a tus capacidades, recursos y limitaciones. Si tu plan no es factible, estás destinado al fracaso.

2. Objetividad y cuantificación: tu plan debe basarse en datos y ser expresado en términos numéricos

El segundo principio de la planeación es la objetividad y cuantificación. Esto significa que tu plan debe basarse en datos y ser expresado en términos numéricos. No puedes hacer planes basados en opiniones subjetivas, especulaciones o cálculos arbitrarios. Tampoco puedes hacer planes vagos, ambiguos o imprecisos.

La objetividad y cuantificación te ayudan a hacer planes que se apoyen en hechos, evidencias y estadísticas. También te ayudan a hacer planes que se puedan medir, evaluar y comparar. Si tu plan no es objetivo ni cuantificable, no podrás saber si vas por buen camino ni si has logrado tu objetivo.

Imagen que representa la objetividad como uno de los principios de la planeación

3. Flexibilidad: tu plan debe dejar margen para los cambios y las oportunidades que surjan en el futuro

El tercer principio de la planeación es la flexibilidad. Esto significa que tu plan debe dejar margen para los cambios y las oportunidades que surjan en el futuro. No puedes hacer planes rígidos e inamovibles, que no se adapten a las circunstancias imprevistas o a las nuevas condiciones del entorno.

La flexibilidad te permite aprovechar las oportunidades que se presenten, así como enfrentar los desafíos o las amenazas que puedan aparecer. También te permite ser creativo y buscar soluciones alternativas si las cosas no salen como esperabas. Si tu plan no es flexible, puedes perder tiempo, dinero y oportunidades.

La planeación debe de regirse bajo el principio de la flexibilidad

4. Unidad: todos los planes específicos de la organización deben integrarse a un plan general, de tal manera que sean consistentes y armónicos

El cuarto principio de la planeación es la unidad. Esto significa que todos los planes específicos de la organización deben integrarse a un plan general, de tal manera que sean consistentes y armónicos. Los planes específicos son los que se refieren a un área, departamento, nivel o función de la organización. El plan general es el que se refiere a la organización como un todo.

La unidad te ayuda a hacer planes que sean coherentes, que no se contradigan ni se repitan, que se complementen y se refuercen. También te ayuda a hacer planes que sean equilibrados, que no favorezcan a una parte en detrimento de otra, que distribuyan los recursos y las responsabilidades de forma justa. Si tus planes no son unidos, pueden haber confusiones, conflictos, desigualdades o ineficiencias.

Imagen que representa a la unidad como uno de los 5 principios de la planeación

5. Cambio de estrategias: tu plan debe ser revisado y modificado cuando sea necesario

El quinto y último principio de la planeación es el cambio de estrategias. Esto significa que tu plan debe ser revisado y modificado cuando sea necesario. No puedes hacer planes que sean definitivos e inalterables, que no se ajusten a los resultados obtenidos o a las nuevas situaciones que se presenten.

El cambio de estrategias te permite mejorar tu plan, corregir los errores, aprovechar las fortalezas, superar las debilidades, enfrentar las amenazas y explotar las oportunidades. También te permite aprender de la experiencia, innovar y crecer. Si tu plan no cambia, puedes quedarte estancado, desactualizado o fracasado.

Conclusión: planifica con inteligencia y logra tus objetivos con los principios de la planeación

Ya has visto cuáles son los 5 principios de la planeación que debes tomar en cuenta si quieres planear eficientemente. Estos principios son las normas que debes respetar al momento de planear y que te ayudan a crear planes adecuados y coherentes.

Como sabes, la planeación es clave para el éxito de cualquier proyecto, empresa u organización. Sin un plan, no tienes una dirección, no tienes un rumbo, no tienes un destino. Pero no basta con tener un plan, hay que tener un buen plan.

Para tener un buen plan, debes tomar en cuenta estos principios:

  • Factibilidad: tu plan debe ser realizable y ajustarse a las condiciones objetivas del medio.
  • Objetividad y cuantificación: tu plan debe basarse en datos y ser expresado en términos numéricos.
  • Flexibilidad: tu plan debe dejar margen para los cambios y las oportunidades que surjan en el futuro.
  • Unidad: todos los planes específicos de la organización deben integrarse a un plan general, de tal manera que sean consistentes y armónicos.
  • Cambio de estrategias: tu plan debe ser revisado y modificado cuando sea necesario.

Si tomas en cuenta estos principios, podrás planificar eficientemente y lograr tus objetivos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ganar dinero desde casa

¿Sabías que puedes ganar dólares o euros con sólo responder unas encuestas en línea?

Cerrar Ir Ahora