Menú Cerrar

Control táctico: Qué es y por qué es clave para el éxito de tu empresa

Qué es el control táctico

¿Sabes qué es el control táctico y cómo puede ayudarte a mejorar la gestión y los resultados de tu empresa? En este artículo te voy a explicar todo lo que necesitas saber sobre este tipo de control, y te voy a proporcionar algunas formas para optimizarlo en una organización.

¿Qué es el control táctico de una empresa y por qué es importante?

El control táctico es el proceso de evaluar y regular las actividades diarias de la empresa y sus principales departamentos, con el fin de asegurar que se cumplan los objetivos estratégicos. El control táctico en la organización se enfoca en la ejecución efectiva de la estrategia, y abarca los aspectos básicos de control que afectan al día a día de los empleados.

Cabe destacar que, el control táctico es importante porque permite asegurar que la estrategia se ejecute de forma efectiva, y que se logren los resultados esperados. Asimismo, el control táctico también permite detectar y corregir posibles desviaciones o problemas que puedan surgir durante la implementación de la estrategia, y adaptarse a las nuevas oportunidades y amenazas que surjan en el mercado.

Bien podríamos decir que el control táctico es el corazón y el alma de todo el sistema de control de la empresa, ya que garantiza que las acciones se alineen con la visión y la misión.

Control en una empresa

4 Tipos de control táctico que toda empresa debe implementar

Existen cuatro tipos principales de control táctico que toda empresa debe implementar: los controles financieros, los presupuestos, la estructura de supervisión y las políticas y los procedimientos de recursos humanos. Cabe destacar que algunos de estos tipos de control se pueden aplicar tanto a nivel estratégico como táctico, dependiendo del alcance y el nivel de detalle que se requiera.

A nivel estratégico, se utilizan para evaluar el desempeño global de la empresa y su posición en el mercado. A nivel táctico, se utilizan para monitorear y ajustar el funcionamiento de cada unidad organizacional y sus procesos.

Veamos un ejemplo de control táctico en una empresa que ilustra cómo se pueden utilizar estos tipos de control para mejorar la gestión y los resultados.

Tipos de control táctico en una empresa

Ejemplo en una empresa

Supongamos que una empresa que vende zapatos online quiere aumentar sus ventas y su rentabilidad. Para ello, ha diseñado una estrategia basada en ofrecer productos de calidad, precios competitivos y una excelente atención al cliente. Para implementar esta estrategia, la empresa necesita establecer un sistema de control táctico que le permita medir y mejorar su desempeño en cada una de estas áreas. Así, la empresa podría utilizar los siguientes tipos de control:

  1. Controles financieros: La empresa podría utilizar indicadores financieros como el margen de beneficio, el retorno de la inversión, la rotación de inventarios y el punto de equilibrio, para evaluar la rentabilidad de su negocio y la eficiencia de sus recursos. Estos indicadores se podrían comparar con los objetivos establecidos y con los datos de la competencia, para identificar fortalezas y debilidades, y tomar medidas correctivas si fuera necesario.
  2. Presupuestos: La empresa podría elaborar presupuestos detallados para cada departamento, que reflejen los ingresos y los gastos esperados, así como las metas y los plazos a cumplir. Estos presupuestos se podrían revisar periódicamente, para verificar el grado de cumplimiento y ajustar las previsiones en función de los cambios en el mercado y en el entorno.
  3. Políticas y procedimientos de recursos humanos: La empresa podría diseñar e implementar políticas y procedimientos de recursos humanos que aseguren la selección, la capacitación, la motivación y la retención del personal adecuado para su estrategia. Estas políticas y procedimientos podrían incluir aspectos como el reclutamiento, la inducción, la formación, la evaluación, la remuneración, el reconocimiento y el desarrollo profesional.

¿Cómo optimizar el control táctico en una empresa?

Para optimizar el control táctico, se pueden seguir algunos consejos y recomendaciones, como los siguientes:

  • Establecer una cultura de control: La cultura de control es el conjunto de valores, actitudes y comportamientos que fomentan y facilitan el control en la empresa, y que implican a todos los niveles y departamentos de la organización.
  • Utilizar la tecnología: La tecnología es un recurso que puede mejorar la implementación y el funcionamiento del control táctico. Esto se debe a que facilita la recopilación, el procesamiento, el análisis y la comunicación de la información. Asimismo, puede ayudar a automatizar y optimizar los procesos y las tareas. La tecnología también puede ayudar a reducir los costos, los errores y los tiempos del control táctico, y a aumentar la calidad, la eficiencia y la eficacia del mismo.
  • Evitar los errores comunes: Los errores comunes son las situaciones o las prácticas que pueden dificultar o perjudicar el control táctico, y que se deben evitar o minimizar. Algunos de los errores comunes son: fijar objetivos poco realistas o ambiguos, utilizar indicadores poco relevantes o excesivos, asignar recursos o responsabilidades inadecuados, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ganar dinero desde casa

¿Sabías que puedes ganar dólares o euros con sólo responder unas encuestas en línea?

Cerrar Ir Ahora